App Store Carboeiro 
 
El tiempo en Silleda
Para el día 23/11/2017

Por la Mañana

Por la Tarde

Mínima: 22
Máxima: 15
Cortesía de Meteogalicia
 
Síguenos en: Siguenos en facebookSiguenos en Twiter
Senderismo
""
 
Inicio -> Senderismo -> Ruta Valenzuela

Ruta Valenzuela

Ramón Valenzuela Otero nace el 3 de octubre de 1914 en la Casa da Viña, parroquia de Manduas en el Concello de Silleda. De muy joven estudia en Compostela,  después pasaría por Pontevedra, donde acredita ya su talento artístico y compromiso social. En los años de la República es estrecho colaborador del Seminario de Estudios Gallegos, y del Partido Galeguista, del que a partir de 1935 es su máximo dirigente en la comarca del Deza. En el verano de 1936 es llevado preso, obligándolo a formar parte del ejército sublevado, pero el 8 de diciembre de 1937 se fuga para alistarse en el bando leal.

Acabada la guerra, lo internan en el campo de concentración de Argelès en Francia. Recupera la libertad y colabora con el ejército galo como oficial del Ejército Republicano Español. También en Francia conoce a la que será su inseparable pareja, Mariví Villaverde. Permanecerá con el inicio de la IIª Guerra Mundial en la lucha republicana contra el fascismo actuando para el Servicio de Información Periférica. Es detenido y conducido a la prisión en Donostia, a la cárcel de Ávila, y condenado a veinte años y un día.

Sale de prisión en 1944 bajo el régimen de libertad atenuada e inhabilitado como docente. En 1949 se le concede el indulto y se exilia en Buenos Aires junto con su familia. Allí es secretario de Castelao, divulga las letras, la dramaturgia y la cultura gallega. Escribe su primera novela, “Non agardei por ninguén” y la pieza teatral “As bágoas do demo”.

En 1966 vuelve a exiliarse, esta vez en Madrid. Trabaja como profesor y difusor de la historia y la geografía gallegas, colabora con la universidad, realiza la antología de los relatos de "O Naranxo"…

En el año 1975 pronuncia en la Universidade de Compostela, la polémica y personal conferencia Historia del Galeguismo Político. Con la llamada transición, 1978, lo rehabilitan como profesor de EGB en Madrid. Es candidato del Partido Comunista de Galicia en las primeras elecciones a las Cortes del Estado. En 1980 finalizará su segunda novela, “Era tempo de apandar”, falleciendo el 27 de octubre. Está enterrado en el cementerio de Adina en Portonovo (Sanxenxo).

" Xa descansado encamiñei ao coto solitario de San Queitán. No cume de San Queitán había unha hermida pequeniña que de lonxe non se vía, porque estaba rodeada de vellos carballos e altos castiñeiros que nunca se escotaran. Había dous mil anos que fora castro celta e tiña un só camiño
de acceso. Soamente o día do santo dicía alí misa o Crego de Abades."

"Espertamos cando xa ía alta a mañá. Ouvíase o esvarar barullento do río da Deza que daba a impresión de que o silencio fora mayor. Un silencio activo. O punto de partida do silencio. O tempo nunca estivera mais calado na carballeira de San Queitán. Os carros que asubiaban cos eixos polas congostras de Bazar, semellaban almas herexes camiño dun purgatorio aldeán. Os autos que de vez en cando subían a empinada costa de Sulago
eran escándalo adulterino e remachón daquela paz milenaria.

¿Qué eramos nosoutros, oito guerrilleiros, armados de pistolas e incluso dous fusís Mauser?

Eu quería que fósemos unha reencarnación de guerrilleiros celtas enriza daquel castro que os nosos antepasados abandonaran hai dous mil anos, e saberíame ben o comenzar a danzar, coma eles, unha danza circular en
salutación ao novo astro que xurdía polo teito de Carrio.

Andaran os tempos que transformaran as espadas en armas de fogo, pero no noso peito bulía o mesmo espírito de defensores da Terra que nos rodeaba e do curuto que tiñamos por Castelo.

Mais na capeliña antita estaba San Quietan no seu niño de Carrizo que nos sorría con cara coloradita e redondos ollos picareiros. El e mais a capela estaban alí dende había tres sécalos, ou quizás catro, e xa tiñan tomado posesión. Nosoutros eramos os intrusos perturbadores, e tan escandalosos como os motores que rascaban por enriza da costa de Sulago na paz cóncava do val de Merza".








Punto de salida:
Bascuas
Punto de llegada:
Pazo da Viña
Tiempo:
3 h. Aprox.
Distancia a recorrer:
7 km.